Ruta para 2 días por la reserva de la Biosfera de Urdaibai

Hace 2 meses por arrizurieta | Posteado en Actividades, Lugares para visitar

Hemos preparado una bonita ruta de dos días de duración. ¡Perfecta para una escapada de fin de semana!.
Desde Gaztelugatxe a Elantxobe, pasando por algunos de los puntos más destacados.

La reserva de la biosfera de Urdaibai aparece ante nosotros repleta de bosques y valles que se abren al mar, bellos acantilados, marismas, extensos arenales y playas salvajes donde disfrutar de las mejores olas. Todo esto sin olvidar el numeroso patrimonio cultural que salpica la región y una excelente gastronomía.

Ermita de San Juan de Gaztelugatxe

Situado en la localidad vizcaína de Bermeo en dirección Bakio se encuentra la hermosa ermita de San Juan de Gaztelugatxe. Lo especial de esta pequeña ermita es su ubicación, puesto que está construida sobre un pequeño islote en el mar Cantábrico al que se accede por una pasarela natural seguida de una serpenteante hilera de escaleras sobre la roca.

Hay que dejar el coche en un parking bien señalizado. Tras bajar por un empinado camino de bosque llegamos al comienzo de la ascensión. La capilla se encuentra unida al continente por una especie de puente peatonal tras el que aún se deben salvar un total de 237 escalones. Un esfuerzo que se verá ampliamente recompensado por las preciosas vistas que tendrás de la costa acantilada.

El ruido de las olas al chocar contra los acantilados es interrumpido continuamente por el repiqueteo de la campana de la ermita. Y es que, según la tradición, hay que tocar tres veces la campana para pedir un deseo o ahuyentar los malos espíritus. La iglesia, que permanece casi todo el tiempo cerrada (excepto en verano y algunos días puntuales al año), está dedicada a la Degollación de San Juan y data del siglo X.

Bermeo

Se trata de la localidad más poblada de toda la comarca y de arraigada tradición marinera. Además de recorrer el puerto pesquero y sus llamativas casas de colores, puedes disfrutar de un agradable paseo por su amplio casco viejo que contiene diversos edificios de interés como la iglesia de Santa Eufemia, la iglesia de Santa María de la Asunción, El claustro gótico de Los Franciscanos o la puerta de San Juan de la antigua muralla que en su día protegía la villa marinera.

Mundaka

Mundaka es un pequeño pueblo junto a Bermeo de gran atractivo turístico. Está situado en la margen izquierda de la desembocadura de la ría de Urdaibai. Pasear por sus estrechas callejuelas, por el puerto, o por el mirador de la Atalaya presidido por la iglesia de Santa María, son parte de su atractivo. Un poquito más alejada está la ermita de Santa Catalina pero es, sin duda, una visita imprescindible.

Es uno de los mejores lugares desde el que observar parte de los 12 kilómetros de extensos arenales que caracterizan la bajamar en el estuario de la reserva de Urdaibai. El mirador de Portuondo, a las afueras de la localidad en dirección a Gernika, posee una de las mejores panorámicas de la ría.

Además, es también un reconocido santuario del surf. Mundaka presume de tener la mejor ola de izquierda de toda Europa, incluso del mundo, afirman algunos y por ello atrae a numerosos surfistas de todas partes. Cada año acoge en sus aguas competiciones internacionales y prestigiosos deportistas de esta categoría. Debe ser todo un espectáculo asistir a una competición de surf.

Gernika

Los 14 kilómetros que nos separan de nuestro siguiente destino están repletos de lugares donde hacer una parada y disfrutar de las vistas sobre el estuario y los grandes arenales que lo surcan.
Gernika no necesita presentación. Es el corazón de la comarca y, a su vez, el corazón histórico de Euskadi por varios motivos.
La Casa de Juntas es uno de los símbolos más representativos, puesto que allí se encuentra el árbol de Gernika: el símbolo de las libertades de los vascos. Y es que, tradicionalmente, el Señor de Bizkaia juraba respetar las libertades vizcaínas (los Fueros de Bizkaia) bajo este roble. Desde el siglo XIV hasta nuestros días han existido diferentes árboles, conservándose hoy el “Árbol Hijo”, ya muerto y expuesto al público, y su sucesor plantado en el 2004. Hoy en día, se sigue usando para realizar los juramentos del Lehendakari del País Vasco. Además, la Casa de Juntas ha sido la sede del parlamento histórico de Bizkaia. Una visita obligada.

Siguiendo con citas con la historia, puedes visitar el Museo de Euskal Herria y el Museo de la Paz. También el Parque de la Paz, con esculturas colosales de Eduardo Chillida y Henry Moore, merece un buen paseo. Y, por supuesto, no me olvido de la reproducción en azulejo del famosísimo cuadro “Gernika” de Pablo Picasso.

El bosque de Oma

Se trata de una ruta circular a pie de unas tres a cuatro horas de duración y 7,4 kilómetros, cuyo punto neurálgico es el bosque pintado de Ibarrola. Es una obra artística creada por el escultor y pintor Agustín Ibarrola entre los años 1982 y 1985. Se encuadra dentro de la tendencia contemporánea del Land Art y consiste en un grupo de árboles en los que se han realizado pintadas de colores. Mirando desde determinadas posiciones componen diferentes figuras geométricas, humanas y animales.
La ruta comienza en una pista forestal (frente al restaurante Lezika) que asciende rodeada de pinares durante unos 2,5 kilómetros. Una vez alcanzado el final de la pista tenemos acceso al bosque pintado en el que, con ayuda de una hoja  que te dan en el centro de información, podrás entretenerte descubriendo las 47 obras que lo componen.
El bosque se abre permitiéndonos admirar la belleza del Valle de Oma, preciosos caseríos e, incluso, una recóndita cascada. Sólo por este tramo de vuelta la ruta ya me merece la pena.

A pocos metros del comienzo de la ruta también tenemos la posibilidad de visitar la cueva de Santimamiñe. En su interior conserva restos de asentamientos humanos de hace más de 14.000 años y alberga casi medio centenar de pinturas rupestres de gran belleza. Hay que reservar con antelación para poder acceder a una visita guiada.

Playas de Laida y Laga

Son 12 las playas que puedes visitar a lo largo de la reserva de Urdaibai, pero hay dos que destacan sobre todas ellas. La primera de ellas es la playa de Laida, una bellísima playa dunar de arenas doradas con dos zonas diferenciadas: una abierta a las olas del Cantábrico y otra de corrientes.

A unos pocos kilómetros de distancia, y rodeada por grandes rocas, vegetación y acantilados nos encontramos con la salvaje  playa de Laga. Abierta por completo a las olas del mar Cantábrico, es una playa perfecta para observar a los surfistas en acción.

Elantxobe

Como último punto de nuestra ruta por la reserva de Urdaibai nos acercamos al pequeño pueblo de Elantxobe. Está situado en la ladera del cabo Ogoño, que protege el puerto pesquero, pero cuya enorme inclinación hace que la población parezca una escalera de calles estrechas y empinadas que llegan hasta la misma orilla del mar. Tiene una disposición tan particular que dispone de dos accesos de entrada. El primero llega hasta el puerto a nivel del mar, desde donde podrás pasear por los diques que los conforman. Y el otro acceso, por arriba, tiene unos magníficos miradores.

Si deseas disfrutar de más días por esta zona no te faltarán actividades, playas o lugares que visitar. Entre otros, puede resultar interesante el Urdaibai Bird Center, el castillo de Arteaga, el puerto pesquero de Ea o caminar hasta el mirador de San Pedro de Atxarre. Un sinfín de posibilidades.
Ni que decir tiene que, si te gusta la cultura gastronómica vasca, en cualquiera de las localidades mencionadas podrás degustar en la barra de sus bares los tradicionales pintxos.

¡Comparte!

no hay comentarios

Deja un comentario

Espacio si humo